domingo, 20 de marzo de 2011

Cleopatra sí que sabía...


Leche de cabra, salvia e ylang-ylang. Con ellos, cualquier baño es mucho mejor.

El ácido láctico de la leche es uno de los mejores hidratantes naturales. Estimula la producción de colágeno: el componente más abundante de la piel y de los huesos. Gracias a sus proteínas la piel retiene la humedad y está protegida frente a agresiones externas.

La leche de cabra en los cosméticos introduce estos nutrientes en nuestras células, por lo que es muy beneficiosa para pieles dañadas, alérgicas... con poca capacidad de regeneración.


La fragancia del ylang-ylang ejerce un efecto relajante y vigorizador. En algunas culturas se usa como afrodisiaco (en Indonesia se esparcen sus flores en la cama de los recién casados...) Combina perfectamente con la salvia, que potenciará la sensación de bienestar y relajación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada